Viernes, 11 de Marzo de 2016

Todas nuestras pastas se fabrican con Trigo Candeal

Siempre lo mejor para nuestros clientes

Pastas Ramos comprometida con el mejoramiento de la dieta de los argentinos, desde hace un año viene fabricando todos sus productos con trigo candeal.

El pasado 26 de noviembre se realizó el XX Congreso de Nutrición, presentando un simposio dedicado a transmitir la importancia del índice glucémico y los beneficios del trigo candeal.

Bajo el lema “Las ciencias de la nutrición, camino para un mundo sustentable”, la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) celebró su evento científico más importante en el NH Gran Hotel Provincial de la ciudad de Mar del Plata, del 25 al 27 de noviembre.

Referentes de la comunidad científica y la industria disertaron: el Dr. José Galgani Fuentes, la Dra. Mónica Katz y el Lic. Luciano López Jáuregui, formaron parte del simposio “Índice glucémico y trigo candeal”.

El Dr. Galgani Fuentes, Profesor Asociado de la Universidad Católica de Chile, presentó “Impacto del índice glucémico en el control de la obesidad y comorbilidades”, destacando la necesidad de redefinir al índice Glucémico en función de otros indicadores y la inclusión de carbohidratos distintos a la glucosa.

Bajo el título “Dietoterapia: Nuevas estrategias frente a antiguos errores”, la Dra. Mónica Katz, directora de la Carrera Médico Especialista en Obesidad de la Universidad Favaloro, expuso un repaso histórico de diferentes dietas de moda, y en contraposición, la importancia de la medición del índice glucémico para una alimentación equilibrada.

¿Qué es una pasta de buena calidad?

Una pasta de buena calidad es aquella que no se deforma ni se deshace y deja el agua de cocción limpia e incolora. Una vez cocida es firme y absorbe fácilmente jugos y salsas. Al comerla se nota su consistencia semi-dura y sabor característico.

 

¿Con qué se fabrica una pasta calidad?

Una pasta de buena calidad es aquella que se elabora exclusivamente con sémola de trigo candeal, también conocido como trigo duro o trigo vítreo, el cual es una especie distinta al del trigo panadero conocido como trigo blando o harinero (Este es el tipo de trigo utilizado por la gran mayoría de las fabricas de pastas frescas).

El trigo candeal es muy distinto del trigo panadero. Los granos son alargados, translúcidos, muy duros y de color amarillo ámbar. Tiene un endosperma menos friable que el del trigo harinero, por lo que en su molienda produce sémola la cual es de una granulometría mayor a la de la harina, producida en la molienda de un grano de trigo panadero, por lo que la sémola de trigo candeal conserva más características de grano entero.

 

¿Por qué una pasta hecha con trigo candeal es de mayor calidad?

La pasta de trigo candeal contiene un alto porcentaje de glúten, que es como “carne vegetal”, por concentrar el 80% de las proteínas del trigo. Su almidón es de más lenta digestión que los productos hechos con harina de trigo panadero, por lo que su índice glucémico es más bajo. El índice glucémico es un sistema de medición médica que indica cuánta glucosa produce un alimento en la sangre en base a la calidad de sus carbohidratos. Esto quiere decir que mide la rapidez con la que los carbohidratos de un alimento suben el nivel de glucosa en la sangre. Para las personas que sufren de diabetes es de vital importancia no elevar drásticamente los niveles de glucosa para no producir insulina de más y evitar otro tipo de complicaciones.

Adicionalmente a diferencia del pan blanco y del arroz, la pasta contiene un importante porcentaje de fibra. Por lo que consumir 100 gr. de pasta, más la fibra de la salsa de tomate y otras hortalizas como cebolla, apio, zanahoria (que suelen acompañar a los platos de pasta) favorecen el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento. Se dice: “quien come pasta, come menos y no tiene hambre entre comidas”.

 

¿Por qué las pastas deben cocinarse “al dente”?

La cocción de este alimento es mucho más importante de lo que parece. Las pastas deben cocinarse “al dente”, es decir, deben quedar cocidas por fuera pero su interior debe permanecer semicrudo, de tal forma que al masticarla se perciba un poco dura. Para muchos puede parecerles un poco desagradable consumirlas en este estado, pero sin lugar a dudas la pasta “al dente” es mucho mejor, no solo por un asunto de gusto sino que también para el funcionamiento de nuestro organismo. Al estar cocida de esta manera las moléculas de almidón que contienen las pastas no se desestructuran y se van asimilando lentamente, conservando así su bajo índice glicémico, liberando la energía poco a poco y de manera prolongada lo que produce que engordemos menos. Además sacia más el hambre porque el organismo demora más en consumir los carbohidratos, por eso el apetito tarda más en aparecer. Por este motivo las personas que realizan deportes que exigen un esfuerzo físico de larga duración o en niños que siempre necesitan mucha energía se les recomienda esta forma de cocción de las pastas.